CÓMO RECICLAR PAPEL TÚ MISMA Y PASAR UN BUEN RATO

CÓMO RECICLAR PAPEL TÚ MISMA Y PASAR UN BUEN RATO

Es una actividad divertida, que te conecta con lo esencial y te hace sentir bien mientras cuidas del planeta y de tu economía 😉 

El papel reciclado en casa, suele quedar de un gramaje (grosor) mucho mayor a una típica hoja de folio, más bien queda como el papel de acuarela, esponjosito y con textura. ¡Es una delicia!

¿Cómo usar el papel hecho por ti misma?

Y si creías que para reciclar papel hace falta maquinaria pesada, déjame decirte que ¡que va!

PROCESO BÁSICO DEL RECICLAJE ARTESANAL

-Sumergir trozos pequeños de papel en una cubeta con agua.

-Triturar con batidora o licuadora esos trozos hasta que queden convertidos en pulpa.

-Añadir flores o ramitas o semillas al gusto en el agua con la pulpa ya disuelta.

-Recoger la pulpa mediante un bastidor con rejilla que dará la forma al papel.

-Voltear y depositar la pulpa sobre un trozo de tela con mucho cuidado, es la parte más delicada.

-Prensar para eliminar el exceso de agua.

-Dejar secar.

-Despegar de la tela ¡y ya está!

Y todo esto lo puedes hacer en unos minutos o unas horas (según la cantidad que quieras preparar).

LISTADO DE COSAS QUE VAS A NECESITAR

-Papel o cartón.

-Cubeta.

-Bastidor.

-Tantos retales de tela como papeles planees hacer.

-Batidora o licuadora.

-Plancha de madera, DM o cualquier material rígido.

-Opcional: Objeto plano pesado (libro, etc…)

CONSEJOS PREVIOS A TENER EN CUENTA

-El papel satinado no se disuelve bien, y por lo tanto no nos servirá. Ejemplo, el papel couché de algunas revistas o el revestimiento de algunos envases de cartón. Tampoco nos van a servir los tetrabricks. 

-Los cartones reforzados -corrugados- son muy fuertes y tardan mucho en disolverse y se enrollan en las cuchillas, dificultando bastante la tarea.

-La cubeta ha de ser al menos 5cm más grande que el bastidor por cada lado, para poder movernos un poco. Y no ha de tener rendijas por donde se filtra el agua, como los organizadores con ruedas que guardamos bajo la cama o el armario. Un ejemplo de cubeta que funciona super bien son las que venden como arenero básico de gato en los bazares o las bandejas grandes fiambreras.

-El bastidor lo puedes comprar o lo puedes hacer tú misma con un marco de fotos y una tela mosquitera bien tensa, anclada con grapas a la madera. Cuanto más tensa quede la tela, mejor será después el volteado de la pulpa sobre la tela.

-Si hay mucha humedad ambiental y/o frío, el papel tardará varios días en secarse.

-El color que tenga el papel o cartón usado, influirá en el color final. Si mezclamos papeles o cartones de distintos colores, hay que calcular que resultará la mezcla de todos, y que al secar, se aclara mucho el tono. Si ponemos papel de periódico, resultará una mezcla grisácea media- oscura, que al secar quedará gris clarito. Si ponemos cartón marrón y papel blanco, quedará un marrón medio que al secar quedará marrón clarito, etc…

VAMOS A DETALLAR TODO EL PROCESO

UNO. Recolección. Vamos a guardar en una caja o donde podamos papeles, libretas y cartones que son los que vamos a reciclar. A ser posible los vamos a clasificar por colores. También vamos a recolectar hierbas, florecillas o semillas si queremos después añadirlas. 

DOS. Remojado. Si tienes batidora o licuadora, puedes realizar todo e proceso en un momento. Si no tuvieras, no pasa nada, simplemente pon el papel a remojar un día o dos antes y corta los trozos pequeños. 

TRES. Batido. Ha llegado el día de ponernos manos a la obra. ¿Por dónde empiezo? Pues después de decidir el color que va a tener el papel, vamos a cortar o rasgar con las manos trocitos, y los vamos a poner en agua. Si vas a usar batidora, puedes batir directamente en la cubeta. Si vas a usar licuadora, tendrás que ir poco a poco poniendo papel con agua, y una vez batido, ir añadiendo la mezcla a la cubeta. ¿Cómo saber cuando está suficientemente batido el papel? Cuando la pulpa quede disuelta como grumitos algodonosos y resbaladiza entre los dedos, sin trozos visibles de papel como tal. La cubeta tiene que tener suficiente agua para que la mezcla no quede espesa, ha de quedar aguadillo.

CUATRO. Añadidos. Si quieres añadir hierbas, pétalos de flor o semillas, ahora es el momento, los vamos a recortar, trocear o añadir enteros a la mezcla ya hecha. También es ahora si quieres tintar, con tintes naturales, la mezcla.

CINCO. Moldeado. Agitamos un poco el agua con pulpa con la mano y sumergimos el bastidor en el agua hasta el fondo y vamos subiendo poco a poco hacia la superficie para que la pulpa se pose de forma uniforme. Es normal que la primera vez quede una capa super gruesa. Intentaremos unas cuantas veces hasta que veamos una capa homogénea como de 5mm a 6mm. Si queda más grueso, luego el papel quedará casi como un cartón, y si es más fino, se nos romperá al darle la vuelta. Vamos a quitar con cuidado, con las manos o no, la pulpa que haya quedado encima de la madera. Y como no, párate a admirar tu bastidor con la pulpa por primera vez. ¡Ya vas por la mitad del proceso! Estás mirando a los ojos a tu futura lámina de papel terminada 🙂

SEIS. Volteado. Es el momento más delicado, el volteado. Vamos a poner un trozo de tela sobre el suelo o superficie donde vayamos a dejar secar el papel. Vamos a dejar que escurra el agua del bastidor hasta que no gotee mucho, y vamos a voltear sobre la tela el contenido del bastidor, con un movimiento rápido pero no violento, y antes de levantar el bastidor, vamos a pasar un trapito por encima de la rejilla para “despegar” el papel y que no se rompa. Es normal si en este paso se te rompe unas cuantas veces. Si te queda muy mal, recoge la pulpa y vuelve a ponerla en agua y repite el paso seis. Si vamos a hacer varias láminas, iremos poniendo un trapo encima de cada lámina de papel aun mojado y con suavidad iremos volcando cada lámina, haciendo un montoncito.

SIETE. Prensado. Una vez que tenemos todas las láminas crudas de papel separadas con trozos de tela, vamos a poner una última tela encima, y sobre ella, el tablón de madera o pancha de DM o melamina. Ahora, vamos a poner encima de la plancha (que no traspase y se humedezca) uno o varios libros, y vamos a presionar para sacar toda el agua que podamos. Yo recomiendo hacer esto en el suelo en una terraza o balcón, y en lugar de libros, se puede usar el peso del cuerpo, pisando sobre el talón, como si pisáramos uva para hacer vino.

OCHO. Secado. Ya podemos retirar el tablón y el peso que hayamos puesto. Ahora, con mucho cuidado, podemos separar cada tela con su papel adherido y abarcar espacio en el suelo, para que seque mejor, o si vemos que está muy delicado y se puede romper, vamos a dejar secar las primeras horas el montoncito sin tocarlo. En este caso, separaríamos las telas unas de otras al día siguiente. NO SE PUEDE RETIRAR EL PAPEL DE LA TELA HASTA QUE NO ESTÉ SECO.

NUEVE. Despegado. Una vez veamos que el papel ha cambiado de color, aclarándose, podemos tocarlo suavemente para apreciar si se ha secado. Cuando veamos que está seco, lo despegaremos de la tela, como si de una pegatina se tratara, estirando con cuidado desde un extremo del papel.

DIEZ. Apreciación. ¡Ya tienes listo tu papel! Ahora ya puedes presumir y perfumarlo, guardarlo, encuadernarlo, regalarlo, enmarcarlo o escribir cartas de amor o notas en ellos

MI PRIMERAS VECES

Mis propios primeros pasitos haciendo papel artesanal -nos vamos a reír un rato-

Aquí os dejo el directo de mi desastrasa primera vez jajaja. Me lo pasé genial, ¡y salieron algunos buenos papeles!

Venga, atrévete ¡Te vas a divertir!

Puntuación: 5 de 5.
Views: (47)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies